Deflación: los errores de Japón llevan a Estados Unidos a nuevos excesos

El antimodelo de la “década perdida” de los 90 en Japón parece llevar a Estados Unidos a nuevos excesos en la lucha contra la recesión y la amenaza de la inflación, que pueden contener elementos desestabilizadores para el futuro.

A saber: una burbuja inmobiliaria que estalla, créditos dudosos que socavan el sistema financiero en su conjunto y el crecimiento que se detiene hacen que el encadenamiento de estos hechos lleven a la economía norteamericana a una baja de precios (-0,1% en octubre), que recuerda extrañamente la que afectó Japón a partir de 1990.

Esta lectura fue comprendida a la perfección por Ben Bernanke, titular de la Reserva Federal, y un profundo conocedor de la deflación asiática. Así fue que lanzó una rápida reducción de la tasa rectora de la Fed llevándola de 5,25% a 1% en menos de un año.

En cambio, la tasa japonesa por el contrario subió al comienzo de la crisis antes de caer a cero.

La política estadounidense se vio acompañada por apoyos muy diversificados en los mercados de crédito, mediante herramientas “no convencionales”: inyecciones de liquidez y préstamos masivos a los intermediarios financieros, así como compra directa de obligaciones emitidas por empresas.

Te puede interesar

Escribe un comentario