De la vieja economía y el Google social

Las noticias adversas se suceden en la economía… malos momentos para los inversores… malos momentos para los mercados de capitales, malos momentos para la economía tradicional, para los gobiernos, para los organismos, para la vieja economía en definitiva.

Miremos por un instante desde una perspectiva social, lo que sucede hoy… Grecia… la crisis fiscal que golpea a las economías más damnificadas y una cumbre europea de la que aún no se tienen noticias provoca la incertidumbre.

Gran amiga de las prisas y las decisiones precipitadas, así el ibex 35 pierde un 3% y la prima de riesgo se dispara hasta los 320 puntos.

No se tienen noticias pero el dominó sigue avanzando, Grecia… Portugal… Italia… y España sin duda.

Las proyecciones sobre Grecia y la puesta en escena de la situación real de Italia, llevan al consejo europeo a convocar una reunión extraordinaria y ésta… desata las alertas en los mercados.

Si vinculamos este relato de hechos en los mercados con las posturas contradictorias de holanda y Alemania que buscan la participación y puesta en escena de acreedores privados en Grecia, mientras que el Banco Central no cree que se pueda evitar la suspensión de pagos por parte de la economía helena, no es de extrañar que la incertidumbre se mantenga en una tendencia constante al deterioro… es lo que vemos en la vieja economía últimamente.

Y mientras esto sucede… el mundo virtual vuelve a barajar cifras de inversiones astronómicas de aquí al 2015, los ingresos previstos por Facebook supera con mucho las previsiones y opacan los rumores sobre una eventual burbuja 2.0 y las nuevas funcionalidades de Google, en relación al aumento de la presencia del buscador en el entamado social, nos habla de la eficiencia de la horizontalidad.

Y si bien resulta complejo construir a golpe de clic y de eficiencia, éste parece ser el camino para lograr mantenernos ajenos al abuso y la especulación o lo que es lo mismo la puesta en escena de los pecados capitales, responsables finales de las debacles económicas y estructurales de civilizaciones avanzadas tecnológicamente y con periodos de crecimiento económico.

El nuevo orden económico y social que emerge de una Internet cada vez más presente y determinante, desde la información, hasta la decisión de compra, nos sitúa ante la eficiencia como requisito sine-qua-non para avanzar y crecer.

Una mirada a la vieja economía y los efectos adversos de querer lo que no se podía pagar y a pesar de ello “endeudarse” para lograrlo…. Nos ha llevado a ésta situación, cuyos efectos adversos aún no podemos dimensionar, una oportunidad única de hacer las cosas bien se nos abre en el ciclo social. Sería bueno saber aprovecharla.

Te puede interesar

Escribe un comentario