Cuentas de alto rendimiento, ¿cómo conseguirlas?

Las alternativas para que los bancos mejoren las condiciones de tu cuentaA estas alturas de la vida no es ningún secreto que una cuenta no te hará millonario, ni cuando menos obtener un rendimiento más que interesante a tus ahorros de toda la vida. No en vano, ofrecen intereses que están en mínimos como consecuencia de la decisión del Banco Central Europeo (BCE) de abaratar el precio del dinero. Ante este escenario monetario no esperes grandes ofertas, ni tan siquiera modelos de ahorro excepcionales.

Si tienes en estos momentos, suscrita una cuenta, corriente o de ahorro, no te estará generando mucha rentabilidad. Se mueven bajo márgenes muy bajos, y que seguramente te decepcionarán: no más del 0,30% anual. Te ayudarán a canalizar las principales operaciones bancarias: transferencias, domiciliar tus recibos domésticos (agua, luz, gas, seguros…), y hasta para que te concedan una tarjeta de crédito o débito. Pero casi nunca para configurar un plan de ahorro potente para los próximos años. 

¿Qué hacer ante este escenario tan poco favorable para los intereses de los ahorradores españoles? Escasas alternativas disfrutas en estos momentos, pero algunas puedes encontrarte en la actual oferta bancaria. A través de las cuentas de alta remuneración, y que a pesar de su denominación, no llegan a los márgenes de rendimiento de antaño, en que llegaron a ofrecer hasta el 6%. Ahora, a lo máximo que pueden proporcionar a sus clientes es un rendimiento del 2%, y algo más en las propuestas más agresivas y bajo ciertas condiciones en su formalización.

No obstante, para obtener estos márgenes de rendimiento habrás que cumplir con una serie de requisitos, que no en todos los casos te serán fáciles de cumplir. En cualquier caso, es una alternativa que dispones actualmente, si no estás contento con la cuenta que tienes suscrita desde hace unos años. A pesar de todo, si lo que deseas en generar todos los años una bolsa de ahorro con intereses más competitivos, mejor será que mires hacia otros productos bancarios más competitivos para conseguir tus objetivos.

Y si a pesar de todo, tu interés se centra en formalizar una cuenta de alto rendimiento, te ayudaremos a conseguir este anhelado deseo, o al menos, a mostrarte que herramientas debes utilizar para que te intereses por estos productos. Incluso a través de unos consejos ciertamente originales que podrán favorecer tu posición como pequeño ahorrador. En cualquier caso, descarta rendimientos excepcionales, porque ya ninguna entidad bancaria te los dará bajo ninguna estrategia comercial.

A partir de ahora, tendrás la oportunidad de conocer todas las modalidades de cuentas que cumplen con esta característica. En unos casos tendrás que domiciliar tu nómina, en otro quizás hasta cambiarte de banco, y en todos ellos modificando tus planteamientos actuales para formalizar el contrato de una cuenta corriente. Puede que sea la solución definitiva para que este producto bancario deje de no ser rentable para tus aspiraciones como usuario.

Cuentas más rentables

Las estrategias para mejorar el interés de tus cuentasLas estrategias utilizadas por los bancos para mejorar la rentabilidad de sus cuentas están muy limitadas, pero en cualquier caso habilitadas bajo las singulares ofertas que proporcionan a sus clientes. Están diseñadas bajo diferentes formatos, que tienen como objetivo cumplir con las expectativas de los clientes, y que no dirijan sus aportaciones hacia otras entidades. Normalmente bajo propuestas eminentemente convencionales, pero puede que alguna de ellas te sorprenda por su innovación.

Como consecuencia de estas estrategias comerciales, elevan – aunque no excesivamente – los intereses de sus cuentas. Desde un 0,50%, y hasta conseguir un nivel máximo en torno al 2%. Rentabilidad que supera el ofrecido por los depósitos a plazo, que en estos momentos se mueve en una horquilla que va del 0,25% al 0,80% aproximadamente. Y todo ello, con disponibilidad total e inmediata sobre el saldo de la cuenta.

La cuenta más rentable que puede ser suscrita a partir de ahora es la que viene desarrollando Bankinter por medio de la Cuenta Nómina, con un rendimiento del 5%, y desde el principio. Aunque solamente remunera los primeros 5.000 euros, y está destinada exclusivamente para nuevos clientes que aporten una nómina o ingresos regulares a partir de 1.000 euros.

Oficina Directa se decanta por ofrecerte la Cuenta Depósito, que está asociada a una imposición a plazo, por el que puede generarse un tipo de interés del 1,50%, aunque solamente para un plazo de cuatro años, y con abono de intereses todos los meses. Evo Banco, por otra parte, comercializa otro modelo que ha cristalizado en la Cuenta Inteligente, y en el que está contemplado un rendimiento anual para los ahorros del 1,10%, e igualmente con liquidación de intereses de forma mensual.

Destinadas a nuevos clientes

Es la receta más habitual para potenciar el rendimiento de estas cuentas, y que generalmente se desarrollan bajo las promociones de bienvenida que con tanta frecuencia desarrollan las entidades bancarias. Su finalidad es obvia, tratan de captar a los clientes procedentes de otros bancos.

Para ello ofrecen unas condiciones de contratación más generosas, incluso con mayores prestaciones y un incremento de los servicios. Con respecto a sus tipos de interés pueden elevarse hasta el 1%, incluso superarlo en ciertas promociones que desarrollan los formatos más agresivos. Son beneficiosas para tus intereses porque no exigen ningún requisito, solamente que te cambies de banco.

No obstante, muestran algunos inconvenientes que deberás tener en cuenta antes de que firmes definitivamente el contrato con la entidad bancaria. Entre ellos, que se desarrolla bajo unos plazos de tiempo muy limitados, para a partir de ellos volver a las condiciones habituales en esta clase de productos bancarios, más bien escasas. También te pueden exigir que mantengas un saldo determinado para acogerte a sus ventajas.

Con la nómina por delante

Es la estrategia más potente que te ofrecen para mejorarte tus condiciones. Tendrás que aportar tu nómina (pensión o ingresos regulares) si estás dispuesto a suscribir alguna de ellas. Incluso, y como elemento novedoso, están abiertas a los ingresos que reciben los clientes que están en situación de desempleo laboral. Si estás en algunas de estas situaciones, enhorabuena, porque los intereses que recibirás todos los años serán más generosos, aunque sin estridencias.

En algunos casos, puede que no sea suficiente con el cumplimiento de este requisito, y tengas que domiciliar también los principales recibos domésticos (agua, luz, gas, móvil, etc.) para que se haga efectiva esta mejora en las condiciones del contrato. A cambio, algunas cuentas te devuelven una parta mínima de estas facturas. Entre el 1% y 3% aproximadamente, pero con un tope máximo del que no podrá excederse en ningún caso. Te podrán ayudar a mantener una mayor liquidez en estos instrumentos para el ahorro.

Mayores vinculaciones con la entidad

Los clientes, como puede ser tu caso concreto, que tengan contratados otros productos (planes de pensión, fondos, tarjetas de crédito o seguros) con la entidad serán más receptivos a formalizar sus cuentas con el mejor interés que ofrece el sistema bancario. Será la recompensa que propongan las entidades financieras para fidelizarte como cliente. Es una tendencia que se va conformando progresivamente en el sector bancario para tratar de vender más productos, y si es posible entre sus actuales clientes.

Habitualmente esta clase de cuentas vinculadas te ofrecen cerca del 1%, y siempre bajo una disponibilidad absoluta sobre tus ahorros. Y cuyas características principales son muy parecidas  a los formatos tradicionales, sin apenas diferencias en sus prestaciones o servicios. Y por supuesto, que exentas de comisiones y otros gastos de gestión.

Dirigidas a los clientes preferentes

puedes llegar a un acuerdo con el banco para que te suban los intereses Si eres un buen cliente, siempre tendrás como último recurso para mejorar los márgenes de rentabilidad de tu cuenta, el negociarlo con tu banco. Será cuestión de ponerte en la mesa y comprobar que rendimiento pueden ofrecerte en estos momentos. Deberás resaltar las bondades de tu historial bancario, y hasta los muchos años que llevas como cliente. Será el avala para conseguir los objetivos.

Esta estrategia tan habitual entre los clientes de mayor edad, eleva bajo pequeños porcentajes los niveles de rentabilidad al que pueden llegar los bancos. Podrás incrementarlo con unas pocas décimas, pero poco más. Si no reúnes las características para formalizar la petición, será mejor que desistas mejor del intento, porque con toda seguridad no obtendrás nada. Como mucho que te quiten las comisiones bajo un nuevo planteamiento en la cuenta.

Sin comisiones, ni gastos

los bancos ofrecen muchas cuentas sin comisiones ni gastosEn muchas de las ocasiones, el ahorro en la contratación de este producto bancario, no provendrá de los intereses más altos que te proporcionen, sino de los gastos que puedes ahorrarte en su mantenimiento. Y en este sentido, el más generalizado es a través de la exención de cualquier clase de comisiones y otros gastos en su gestión. No en vano, te supondrá un ahorro anual de entre 30 y 100 euros, en función de la utilización de la cuenta.

En la actualidad, buena parte de los bancos comercializan esta estrategia comercial con cierta asiduidad, y como fórmula para mantenerte en la clientela, y no te vayas a otra entidad.  Están apareciendo cada vez más entidades (Bankia, BBVA, Santander, Bankinter, ING Direct, etc.) que están lanzando al mercado programas bajo la denominación de comisiones cero o cuentas sin. Por las cuales puedes contratar una de sus cuentas personales sin ningún tipo de gasto.

Para aceptar alguna de estas propuestas, es cierto que deberás vincularte aún más con la entidad financiera, incluso contratando otros productos, de diversa naturaleza. Pero el objetivo que alcanzarás te recompensará el esfuerzo. Y probablemente, con el ahorro de estos gastos, obtengas más dinero que a través de la rentabilidad que pueda generarte cualquiera de las cuentas corrientes que están disponibles en la actual oferta bancaria.

Te puede interesar

Un comentario

  1.   Luismi dijo

    La rentabilidad es para siempre?

Escribe un comentario