¿Cómo crear un plan de ahorro a través de la bolsa?

planes de ahorroLa inversión en bolsa siempre se ha creído que está diseñada para rentabilizar rápidamente los ahorros. Y mientras menores sean los plazos mejor para tus intereses. Pero hay otras formas o estrategias para operar en bolsa, que incluso pueden servir para ir confeccionado un plan de ahorro de cara a los próximos años. No es tan habitual emprender este camino en la renta variable, pero que en cualquier caso te lo enseñaremos en este artículo, por si es tú deseo mantener estas tácticas en tus inversiones.

En  la actualidad es mucho más difícil desarrollar esta estrategia debido a la volatilidad que presentan los mercados financieros durante los últimos años. No obstante, si en algo coinciden los expertos bursátiles es que a largo plazo siempre se gana dinero en bolsa. No siempre se cumple esta premisa, en especial con los valores más complicados que cotizan en los principales índices internacionales.

De todas formas, hay más de una alternativa para ir creando un fondo de ahorro procedente de la bolsa y poderlo disfrutar dentro de carios años. Con un objetivo muy bien definido, y que no es otro que sufragar los gastos de algún capricho personal de cierta relevancia: comprarse un coche o moto, un viaje especial para pasar las vacaciones, o incluso reformar el hogar. Si aplicas una línea de actuación muy clara podrás conseguir tus objetivos. Aunque imponiendo un fuerte disciplina a tus movimientos en la renta variable.

Optar por valores defensivos

Hasta hace unos pocos años, y antes que se generase la gran crisis económica en buena parte del punto, había una serie de valores a los que se denominaban hucha. Esto era así porque mantenían una estabilidad profunda en la cotización de sus precios. Sus revalorizaciones no eran para nada espectaculares, moviéndose en márgenes muy estrechos. Pero que al cabo de los años permitían obtener unos pequeños rendimientos a los ahorros invertidos.

Sus componentes proceden de los sectores más defensivos, con pocas sorpresas en sus cuentas de resultados: empresas de alimentación, eléctricas, y hasta algún que otro pequeño banco. Sus acciones son más proclives para ser receptoras de los ahorros de los jubilados, y en definitiva, de los pequeños inversores que no desean sufrir de sobresaltos en la bolsa. Y optan por los modelos más seguros para la inversión. Y éstos se constituyen en una de las mejores fórmulas para ir creando un bolsa de ahorro a largo plazo, o cuando menos a medio.

A través de esta especial estrategia de inversión no es difícil desarrollar un fondo de ahorro de cara a los próximos años. No obstante, cada vez es más complicado detectar valores de estas características, y mucho menos que no sufran importantes caídas en el proceso de inversión. De todas formas, todavía siguen existiendo estos valores. Son muy aburridos en su cotización y los alicientes para tomar posiciones en ellos no son realmente atractivos. No en vano, suelen desarrollar movimientos muy cortos en las sesiones bursátiles. Con mínimas variaciones en sus precios.

Tu principal estrategia con esta clase de valores debería ir dirigida a rentabilizar las operaciones a medio o largo plazo en torno a un 3% aproximadamente. Con ello, dispondrías de la liquidez necesario como para acometer determinados gastos dentro de unos años. En cualquier caso, no tendrías que seguirlos regularmente como en las operaciones a corto plazo, sino desvincularte de su profundo seguimiento. Claro está, siempre que no ocurre nada importante en la compañía, que sería la excusa para deshacer tus posiciones en bolsa.

Ahorro a través de los dividendos

dividendosLa forma más sencilla, y rentables, para satisfacer este deseo de ir impulsando una bolsa de ahorro, tiene en los dividendos su mejor escenario. No en vano, puedes obtener rendimientos medio todos los años en torno al 5%, incluso más en los valores más generosos por este reparte que hacen las empresas a sus accionistas. Puedes cobrarlos de diversa forma, trimestral, semestral o anualmente, en función de la política retributiva de la empresa.

Se trata de una estrategia muy común entre los pequeños inversores para rentabilizar sus ahorros de una forma óptima para sus intereses. De hecho, se crea una renta fija dentro de la variable. Y con una mayor rentabilidad que la ofrecida en la actualidad por los principales productos destinados para el ahorro (depósitos, pagarés bancarios, bonos, etc.), que en contadas ocasiones superan el umbral del 1%.

Es un dinero que irá a parar directamente a tu cuenta corriente todos los años, sin que tengas que esperar a cerrar las posiciones en renta variable. Y que te lo darán independientemente de su cotización en los mercados bursátiles. Hasta te puedes permitir perder en bolsa, que siempre lo contrarrestarás con el cobro de este pago. Son cada vez mayor número de inversores los que optan por este modelo de inversión para ir rentabilizando su patrimonio.

Llegarás a la conclusión que podrás sacar un buen pellizco a tus ahorro al cabo de muchos años. Solamente hace falta que tomes una calculadora y hagas cálculos sobre tus ganancias a diez años vistos. Son pocos los diseños de inversión lo que te proporcionan este rendimiento. Y lo mejor de todo, completamente garantizado, independientemente de la evolución de sus acciones en los mercados. Puede que et interesa a partir de ahora importa este modelo de ahorro que te proporciona la renta variable.

Cartera de fondos de inversión

fondos de inversiónOtra alternativa que dispones en estos momentos, y bajo unos planteamientos muy interesantes para tus intereses procede de estos productos financieros. Tienes la gran ventaja que hasta puedes elegir el formato: renta fija, variable, mixta, o incluso de composición alternativa. Solamente tendrás que dar con la tecla que se adapte a tu perfil como ahorrador. Y en función de ello, diseñar una cartera de inversión que pueda ser muy rentable de cara a los próximos años.

Estarás ante un producto, como son los fondos de inversión, que están especialmente diseñados para mantenerlos durante varios años, y no como una inversión puntual y con movimientos más rápidos. Para eso ya tienes las operaciones en los mercados de renta variable. Y hasta puedes encontrar algunos fondos que también reparten dividendos entre los partícipes. Aunque no serán en muchos y modelos, y en cualquier caso bajo importes menos sugerentes que los obtenidos a través de tus operaciones en bolsa.

A través de este modelo de inversión estarás confeccionando una bolsa de ahorro permanente, y que incluso podrás gestionar con un excelente tratamiento fiscal. Por medio de los traspasos entre fondos de inversión, que podrás hacer ilimitadamente, y sin ningún coste económico. Para actualizar la cartera en función de los acontecimientos que se vayan desarrollando en la economía: crecimiento económico, tipos de interés, inflación, etc.

Es cierto que a través de los fondos de renta variable los rendimientos serán mayores. Pero con un mayor riesgo en las operaciones, ya que no garantizan ningún interés. Y hasta puedes perder dinero si su evolución no es la deseada. La mejor forma para proteger los ahorros es diversificarlos por medio de productos que sean de diferente naturaleza. Y en cualquier caso, no debes invertirlos en un solo fondo de inversión, por muy estable que sea. Es otro de los riesgos a los que te puedes ver tentado en algún momento.

Cestas de acciones en los depósitos

Las imposiciones a plazo también están vinculadas a la renta variable en algunos formatos confeccionados por los bancos. Como estrategia para mejorar sus márgenes de rentabilidad. Pero en este caso es mucho más difícil diseñar una bolsa de ahorro a varios años debido a la permanencia de estos productos bancarios. La mayoría de los depósitos de estas características aportan unos plazos de duración que raramente exceden de 4 o 5 años.

Su tus metas no son tan exigentes, y te conformas con el medio plazo, pueden ser otra de las alternativas a la que puedes optar para rentabilizar los ahorros. Aunque para ello, deberán cumplirse unos requisitos en la cotización de estas cestas de acciones. Algunas francamente complicadas para su cumplimiento. De no lograrse los objetivos tendrás un interés garantizado en todos los casos. Pero muy poco sugerente, ya que no sobrepasa del 0,50% anual.

Las claves para mejorar tu patrimonio

consejos para el ahorroEs el gran objetivo de los pequeños inversores, pero no siempre se cumple sus deseos. Si no quieres cometer fallos que te lleven a situaciones poco deseadas, no te quedará más remedio que aplicar una serie de recomendaciones que serán de gran utilidad a partir de estos momentos.

  • Busca los productos que mejor protejan tus ahorros ante escenarios de gran volatilidad, aunque su rendimiento sea sensiblemente menor.
  • Huye de la contratación de un solo producto financiero, tratando de dar varias soluciones a tu dinero. Y que mejor forma para conseguirlo que diversificando las inversiones.
  • No es completamente necesario que inviertas tu dinero en renta variable, ya que hay otros productos muy competitivos que están alejados de estos mercados.
  • Invierte exclusivamente el dinero que no vayas a necesitar durante mucho tiempo, para que de esta forma no tengas que realizar malas operaciones ante una necesidad en tus cuentas personales.
  • Intenta encontrar algún diseño financiero que esté adaptado a todos los escenarios económicos, desde los expansivos a los de clara recesión. Estarás más tranquilo con estos modelos, que no es poco.
  • Para las personas de mayor edad será aconsejable que estos fondos de ahorro sirvan para complementar su pensión, para que puedan disponer de un mayor poder adquisitivo en sus dorados años.
  • No trates de apurar excesivamente la rentabilidad de estos productos, ya que pueden inducirte a situaciones poco deseadas, incluso a suscribir modelos de inversión de gran complejidad.
Te puede interesar

Categorías

Bolsa
Etiquetas ,

Jose recio

Soy un apasionado de la información, y especialmente de la economía y trasladar mis informaciones a la gente para que puedan gestionar mejor su... Ver perfil ›

Escribe un comentario