¿Cortará Rusia el suministro de gas natural a Europa?

Gazprom

De acuerdo con datos relativos a Gazprom, el mayor extractor de gas natural del mundo, Alemania, Turquía y Polonia fueron los principales importadores de gas ruso en Europa durante el 2013. Sin ir más lejos las importaciones de gas ruso representan el 44% del consumo anual en Alemania. ¿Puede preocuparse el viejo continente en el caso de que Rusia decida cortar el suministro por el conflicto de Ucrania?

Antes que nada hay que decir que en el caso de que lo hiciera no sería esta la primera vez. Ya en enero del 2009 Moscú interrumpió las exportaciones a Ucrania y la Unión Europea después de no llegar a un acuerdo de precios y tarifas por el tránsito a Kiev. También hay que tener en cuenta en todo este asunto que la mitad del gas que consume Europa viene de Rusía a través de Ucrania.

El nuevo gobierno pro – europeo de Ucrania está bajo presión tanto por las turbulencias económicas como por la presencia de tropas rusas en la región de Crimea. En estos momentos le debe a Gazprom alrededor de dos millones de dólares, unos atrasos que pueden verse aumentados con intereses en estos días. Gazprom ya ha comunicado que o se pagan las deudas o puede repetirse la crisis del 2009.

Evidentemente otra de las consecuencias que puede provocar el cierre del grifo por parte de Moscú es la llegada de sanciones económicas por parte de Europa y Estados Unidos. Los líderes del G-7 advirtieron a Rusia de estas sanciones en el caso de que se anexionara Crimea. La disyuntiva es por tanto: ¿le conviene a Rusia cortar el suministro?, ¿y a Europa?

La economía rusa depende fundamentalmente de las exportaciones de petróleo y gas natural (el 70% anual). Las consecuencias de un corte podrían ser devastadoras para el país. El gobierno ruso ya prevé que las exportaciones totales se reducirán este año en un 2%, por lo que una interrupción ahora del gas podría empeorar mucho más las cosas (las exportaciones de Gazprom suponen para Rusia el 13% de las exportaciones totales y el 5% de sus ingresos fiscales)

Por otra parte la situación económica de Rusia no tiene nada que ver con la que tenía en el 2009. En aquella ocasión sí podía permitirse el lujo de cortar el grifo durante un mes, ahora no. La economía es mucho más débil que hace cinco años.

También hay que tener en cuenta otro factor: el clima. Con la llegada de la primavera las temperaturas suben, por lo que la demanda de gas natural para los hogares europeos disminuye. La última interrupción de gas desde Rusia fue en enero del 2009, en pleno invierno europeo. En esta ocasión el cierre del grifo no tendría tanta trascendencia como entonces.

A esto hay que añadirle que las reservas de gas natural que tiene ahora mismo Europa son elevadas. Según los expertos, si Rusia cerrara el grifo de gas natural en estos momentos Europa podría mantenerse durante un mes gracias a sus reservas.

En definitiva, a día de hoy sería contraproducente para Rusia cerrar las exportaciones de gas natural hacia Europa como medida de presión. Gazprom es una fuente importante de ingresos para el gobierno ruso, y no están las cosas como para andar con estos juegos.

Imagen – Iberorusa

Te puede interesar

Escribe un comentario