Corea del Norte sumida en la oscuridad

corea-del-norte

Observen por un momento la fotografía que encabeza este artículo. Fue tomada hace unos días por los astronautas situados a bordo de la Estación Espacial Internacional a más de doscientos kilómetros sobre la superficie del planeta. En ella se aprecia claramente la diferencia en el sistema eléctrico empleado en una noche cualquiera entre Corea del Sur, China y Corea del Norte. Lógicamente la superficie oscura corresponde al país norcoreano.

La situación represiva que viven los ciudadanos de este rincón del planeta no tiene límites. Es sustancialmente llamativo cómo se define nítidamente las fronteras de los países a la luz de la fotografía. Es un bocadillo de oscuridad para un país en el que viven más de 24 millones de personas, literalmente a los pies y sumisos al voraz régimen opresor del presidente eterno Kim il Sung.

La invisibilidad eléctrica de Corea del Norte se debe precisamente a los cortes de energía que se producen cada noche en dicho país. Según el propio gobierno norcoreano, de esta manera pretenden conservar la energía, usando en todas sus ciudades el equivalente a cualquier pueblo pequeño de su vecina Corea del Sur.

Bajo esta oscuridad subyace, claro está, la triste situación económica de Corea del Norte. Si en este país se consume 739 kilovatios hora, en el Sur el consumo se va a los 10.162 kilovatios hora. Algo que ni mucho menos viene de ahora, sino que esta misma imagen que vemos hoy viene sucediéndose prácticamente desde principios de los noventa del siglo pasado, cuando el colapso de la Unión Soviética limitó la llegada de combustible barato.

Posteriormente iniciaron conversaciones con Estados Unidos para la compra de energía, acuerdo que se vino abajo, dejando a los norcoreanos desde entonces un sentimiento de animadversión hacia todo lo americano.

En la actualidad Corea del Norte ocupa el puesto 71 del mundo en cuanto a consumo de energía. Las calles de las principales ciudades se encuentran cada noche a oscuras, algo que se traduce en los pueblos en la falta de iluminación más absoluta con la caída de la tarde. Apenas se percibe desde el espacio un leve punto amarillo en el centro: Pyongyang, su capital.

Imagen – Space

Te puede interesar

Categorías

Energía

Jose Manuel Vargas

Me llamo José Manuel, soy de Jerez de la Frontera pero en la actualidad vivo en Narón (A Coruña). Licenciado en Filología Hispánica, he... Ver perfil ›

Escribe un comentario