Consecuencias para Alemania de las sanciones a Rusia

Alemania

La Administración Obama presionó activamente a Europa para imponer duras sanciones a Rusia con el fin de defender la toma violenta en Ucrania. Gran Bretaña, Francia, Alemania y el resto de países europeos cedieron a las demandas de Washington. Rusia, por su parte, respondió imponiendo sanciones recíprocas, especialmente en bienes agrícolas, y estableciendo socios comerciales alternativos con China, Irán, América Latina y África.

Estas políticas de sanciones se han producido en momentos en los que las economías europeas siguen envueltas en una gran crisis, lo que agrava el estancamiento a largo plazo y aumenta los niveles de recesión. ¿Se puede decir entonces que la política de sanciones dirigida por Estados Unidos está fracturando a la Unión Europea?, ¿han renunciado los líderes políticos europeos a su soberanía económica capitulando ante el proyecto de Estados Unidos?

Las tres principales economías europeas, Alemania, Francia e Italia, están acechadas por la recesión (Italia, precisamente, ya está en ella), agravada por las sanciones contra Rusia enviadas desde Washington. La confianza del mercado financiero alemán ha caído en picado en el último trimestre, hasta el punto de que varios cientos de miles de puestos de trabajo en la industria germana están en serio peligro. Las inversiones a largo plazo de Alemania están en estos momentos en juego.

Aunque Alemania ya se enfrentaba a un estancamiento incluso antes del golpe de Estado de Kiev, esta situación ha llevado a la disminución de la inversión y a un crecimiento negativo sin precedentes en territorio alemán de un 0,2%. Rusia es uno de los principales socios comerciales de Alemania, con un montante anual de 36 millones de euros en exportaciones industriales. La ventas en algunos sectores del país teutón se han reducido un 15% en el mes de junio.

Asimismo los agricultores alemanes también están sufriendo las consecuencias de las sanciones. La exportación de carne y otros productos a Rusia suponen 276 millones de euros, mientras que las exportaciones de leche brindan más de 160 millones de euros. Si estas sanciones se alargan en el tiempo las pérdidas serían cuantiosas. De esta manera se puede decir que el gobierno de Merkel ha alienado a la mayoría de productores y exportadores alemanes.

 

 

Te puede interesar

Escribe un comentario