Códigos IBAN y BIC, qué son y para qué sirven

Transferencia bancaria

Si le echáis un pequeño vistazo a algunos de los foros de economía que hay por la red, es difícil encontrar uno en el que alguno de sus usuarios no se haya hecho la siguiente pregunta: “¿qué son los códigos IBAN y BIC y para qué sirven?”

A decir verdad son dos conceptos que nos vamos a encontrar siempre que nos dispongamos a hacer una transferencia o recibir un ingreso desde el extranjero. O lo que es lo mismo, se trata de dos códigos fundamentales a la hora de facilitar las transferencias entre cuentas situadas en distintos países.

Comenzamos en primer lugar con el código IBAN, o International Bank Account Number. Este sirve para identificar a nivel internacional una cuenta bancaria, con lo que los pagos y transferencias se ejecutan de manera parecida a la que tienen lugar entre cuentas del mismo país, con tarifas muy similares.

El IBAN consta en primer lugar de cuatro caracteres iniciales (dos dígitos con el código del país y dos dígitos con el código de control), y a continuación el número de cuenta con veinte números. Por poner un ejemplo sería: ES31 (España y código de control) seguido de los veinte números de la cuenta. De esta manera se identifica dónde está situada dicha cuenta bancaria de manera internacional.

Por su parte el código BIC, también conocido como código bancario SWIFT o Bank Identifier Code, es aquel que nos sirve para identificar al banco beneficiario de la transferencia, es decir, el banco al que va a ir el dinero en cuestión. Hay dos tipos de código IBAN:

  1. Código de ocho caracteres alfanuméricos que incluye información de la entidad, el país y la localidad
  2. Código de once caracteres en el que, además de lo anterior, se incluye en tres caracteres la información de la sucursal

Si a la hora de hacer una transferencia al extranjero nos solicitan ambos códigos, podemos pedirlos en nuestro banco o bien incluso a través de la web mediante los motores de búsqueda de IBAN y BIC. Ambos códigos son necesarios a la hora de realizar un pago transfronterizo, ya que al aportarlos ganamos en rapidez y fiabilidad. Asimismo si recibimos pagos del extranjero, es interesante informar tanto del IBAN como del BIC en todas nuestras facturas.

Como podéis ver, no tiene mucha dificultad la cosa. IBAN y BIC son dos códigos, en resumen, que identifican tanto nuestra cuenta como nuestro banco en las transacciones comerciales, y el banco destinatario al que ingresaremos el dinero. No los olvidéis para ir sobre seguros, evitar errores y dilaciones a la hora de procesar los movimientos.

Más información – La banca del futuro y los ciudadanos

Imagen – Rankia

 

Te puede interesar

Escribe un comentario