Cierra tradicional local de Nueva York y… ¿marca el fin de la era del CD?

virgin-okey

El gran negocio que fue en su momento el auge de los discos compactos está en terapia intensiva, luego del cierre de la gran Virgin Megastore de Union Square, en Nueva York.

Con esta baja de persianas, se fue el último de los 23 establecimientos que llegó a tener sólo Estados Unidos. Y si esa microempresa británica cerraba la privilegiada sede, la estadounidense Tower Records hacía lo propio mirando de reojo hace unos meses a la que aún mantenía abierta en Londres en Picadilly Circus.

HMV, también británica, cerró sus tiendas en América del Norte y Tower Records liquidó sus 89 locales estadounidenses en 2006, entre otros muchos ejemplos del hundimiento.

Si hacemos memoria, el cierre de Virgin puede compararse con los de Blockbuster cuando la piratería se cebó en el cine. Además de la especialización, otra salida es la diversificación.

En esta ocasión, la culpa recae sobre Internet, aunque también afectó en menor medida que algunas cadenas de supermercados, cafeterías o incluso locales de ropa hayan empezado a comercializar discos.

Te puede interesar

Escribe un comentario