Calma tensa en Brasil ante la llegada del Mundial de Fútbol

Mundial de Brasil

Del 12 de junio al 13 de julio del 2014 se celebrará en Brasil el Mundial de Fútbol. El país anfitrión augura que obtendrá por este evento más de once mil millones de dólares en ingresos, una cantidad veinte veces mayor de lo que Sudáfrica consiguió con su Mundial del 2010. A decir verdad en aquella ocasión hubo menos gente de lo esperado, ya que la tasa de asistencia a los partidos tuvo una media del 69%.

Aunque el Mundial de Sudáfrica apenas dejó 513 millones de dólares de beneficios, las principales empresas turísticas de Brasil esperan que sean más de 600.000 las personas que visiten Brasil durante la Copa del Mundo y gasten más de 2.600 millones de dólares. Otras estimaciones sitúan en más de tres millones de ciudadanos brasileños los que asistirán al Mundial, gastando casi ocho mil millones de dólares.

Curiosamente en Brasil se están fijando más en los pobres números económicos de Sudáfrica que en los que pueden deparar los de este próximo Mundial. ¿Temen que al acabar el mismo se hable más del daño económico que del propio evento? Las autoridades sudafricanas apenas han podido recuperar aún los más de 4.500 millones de dólares que invirtieron en infraestructura y construcción de estadios.

En Brasil, a medida que se acercan las fechas, hay dudas sobre los números. Se hacen previsiones, pero con la vista puesta en los malos resultados económicos de Sudáfrica. A esto se le añade el estancamiento que sufre Brasil en los últimos años en materia turística, un descenso que se ha agravado por la mala calidad de sus aeropuertos y otras instalaciones y, especialmente, por la creciente inseguridad de sus principales ciudades.

A día de hoy los organizadores del Mundial de Brasil tienen muchas más preguntas que respuestas en lo concerniente a la economía de este evento. Para colmo en el 2016 Río de Janeiro albergará los Juegos Olímpicos, lo que no hace sino echar más dudas sobre el tapete.

Si Brasil mueve bien sus cartas y son exactos los números que maneja en estos momentos, el Mundial será un éxito rotundo. Sin embargo, si las predicciones son erróneas, el impacto puede tener consecuencias sociales y económicas graves para los próximos años.

Imagen – Mashable

 

Te puede interesar

Escribe un comentario