Cada vez más empresas toman como rehenes a sus ejecutivos para evitar despidos

Tres ejecutivos británicos y uno francés del fabricante de adhesivos Scapa están retenidos desde el martes por los trabajadores de una planta ubicada en el centro-este de Francia que podría ser cerrada.

Si bien suponemos que, como suelen suceder en estos casos, las personas serán puestas en las próximas horas en libertad. Desde nuestro espacio, condenamos los despidos masivos que afectan a los trabajadores y lo hemos dicho hasta el hartazgo.

Sin embargo, como decimos las cosas buenas a favor de los trabajadores, también recalcamos cuando se confunden. Y estos tipos de reclamos, cada vez más comunes, no es la forma ideal de manifestarse.

El director de operaciones europeas del grupo, el director financiero, la directora del personal y el director general de Scapa Francia puede desplazarse dentro de la fábrica, aunque no pueden salir, según explicaron los empleados.

Según explicaron desde la propia compañía, se prevé cerrar esta fábrica ubicada cerca de la frontera suiza, que emplea unas sesenta personas, debido a la caída de 50% de este mercado en 2008.

Hace varias semanas, el director de la filial francesa de la firma estadounidense 3M y su par de Sony France debieron pasar varias horas encerrados por casos similares. Algunos quizás no recuerden que Napoleón Bonaparte hace rato que falleció…

Te puede interesar

Escribe un comentario