Brooklyn, el nuevo motor de Nueva York

Brooklyn

Manhattan ya no ostenta la supremacía de una gran ciudad como Nueva York. Ahora la mayor influencia en la vida política, económica y cultural de esta gran urbe viene de la mano de Brooklyn. Uno de los cinco boroughs en los que se divide Nueva York (Bronx, Manhattan, Queens y Staten Island son el resto) y que hasta 1898 fue una ciudad independiente. Su crecimiento en los últimos años ha sido asombroso.

En la segunda mitad del siglo XX Brooklyn era un símbolo de la decadencia urbana. Sus vecinos de clase media huían poco a poco a otros lugares de la ciudad escapando de una espiral que los llevaba irremisiblemente al más oscuro de los olvidos. La historia que presenta hoy este gran barrio es completamente diferente.

Si en 1990 registraba 158.000 delitos y actos de violencia, en el 2013 apenas contó con 36.000, lo que supone un descenso de hasta el 80% en veinte años. Pero esto es solo una pequeña muestra de lo que se ha conseguido en Brooklyn. La llegada, entre otros, del equipo de baloncesto de los Brooklyn Nets, la primera franquicia deportiva importante de la zona, ha reportado la construcción del pabellón Barclays Center y más de dos mil nuevos puestos de trabajo.

Desde el año 2003 Manhattan ha experimentado un crecimiento del 13% en los empleos del sector privado, exactamente la mitad que Brooklyn (aumentó en un 26%). Esto ha provocado la llegada de nuevos vecinos a la zona y un aumento considerable de la seguridad. El precio medio de la vivienda ha subido en Brooklyn más del doble en los últimos años. Ahora venir a vivir aquí es toda una muestra de pertenecer a la clase alta.

En estos momentos el área de Brooklyn cuenta con 2,6 millones de habitantes, casi un tercio de la población total de Nueva York. Entre el 2010 y el 2013 ha experimentado un crecimiento de su población del 3,5%. Es precisamente el tamaño de Brooklyn lo que le beneficia a la hora de ostentar el principal poder político de Nueva York.

Dicen los neoyorkinos que se acaban de mudar a Brooklyn desde Manhattan que este último barrio ha perdido parte de su encanto por culpa del dinero y la ostentación de riqueza de sus vecinos. Ahora lo que está de moda precisamente es vivir en Brooklyn.

Imagen – Triptem

 

 

Te puede interesar

Escribe un comentario