Brasil espera un 2015 difícil

Dilma Rousseff

Este año 2014 se presenta muy movidito para Brasil. Y no solo por la celebración durante los meses de junio y julio del Mundial de Fútbol,  sino también por las elecciones presidenciales convocadas para el próximo octubre. Los ojos de casi todo el mundo estarán puestos en este gigante de América Latina. Pero, ¿y el 2015?, ¿acaso el presidente que sea elegido en dichas elecciones no tendrá que hacer frente a un duro programa para luchar contra los crecientes desequilibrios financieros de Brasil?

Pues sí, y se antojan medidas muy duras para la población. Hasta el punto de que ya se habla de un 2015 con profundos recortes presupuestarios y aumento de impuestos entre otras. Las consecuencias apuntan que serán mucho más perjudiciales de lo que hoy estipulan los inversores (sus esperanzas están en que el PIB de Brasil crezca un 1,68% este año y un 2% en el 2015, una previsión un tanto engañosa ya que no cuenta con las decisiones que tomarán los políticos tras las elecciones de octubre).

Fernando Henrique Cardoso, quien fue presidente de Brasil entre 1995 y el 2003, ya ha asegurado que el 2015 va a ser un año difícil gane quien gane las elecciones. Lo cierto es que con todos los acontecimientos que van a tener lugar en este 2014 más los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro en el 2016 pocas personas hablan de la situación que vivirá Brasil en el 2015.

La tarea más grande y perjudicial que ven los principales analistas financieros será recortar el déficit fiscal de Brasil, demasiado alto en los últimos años según los inversores. Los recortes presupuestarios y el aumento de impuestos son también medidas más que probables, especialmente en los referente a los transportes y la gasolina (Dilma Rousseff los ha mantenido para evitar la inflación).

Si todo se hace de la manera correcta estas políticas de austeridad podrían restaurar el equilibrio de la economía brasileña y asentar las bases de un eventual retorno a los buenos tiempos de la década pasada, cuando el PIB crecía un 4% al año. Pero lo cierto es que el 2015 va a ser sin duda un año de ajustes para el pueblo. Un triunfo de la selección brasileña en el próximo Mundial podría ser la llave para que la situación se llevara mejor…

Imagen – Bitácora Participativa

 

Te puede interesar

Escribe un comentario