Bajada de impuestos a las rentas medias y bajas en el 2014

Cristobal Montoro

Cuando uno lee este tipo de titulares pueden pasar dos cosas: una, que haga un pequeño canto a la esperanza por lo que está por venir y, dos, que esboce una leve sonrisa y pase rápidamente de largo para que no le cuenten más milongas. Pero lo cierto es que éste es el titular que acaba de anunciar el Ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. ¿Le creemos esta vez? Vamos a analizar un poco lo que dice…

El Gobierno quiere aprobar en breve una reforma fiscal que según los mejores augurios provocará una reducción de la fiscalidad a los que menos rentas tienen gracias al afloramiento de bases imponibles que ha supuesto la ley antifraude. Hasta aquí podemos entenderlo. Sin embargo la segunda cláusula del señor Montoro ya se nos hace un poco más difícil de digerir: la rebaja de impuestos se llevará a cabo porque en España tenemos por delante un escenario de crecimiento y creación de empleo.

Sin acritud, ¿desde cuándo llevamos escuchando que España está ante un escenario de crecimiento y creación de empleo? No creo precisamente que estas razones sean con las que el señor ministro nos quiera convencer de la bajada de impuestos. Por otro lado, hasta ahora cada vez que hemos hablado de reformas fiscales ha sido para echarnos a temblar. Veremos en qué queda la cosa en esta ocasión…

Lo cierto es que el Ministro de Hacienda nos ha dejado algunos datos que, en el caso de que se cumplieran, podrían ser ampliamente beneficiosos. Especialmente la aplicación el próximo año por parte del Gobierno del IVA de caja, con el que podrán beneficiarse más de dos millones de pymes y autónomos.

Sin embargo, a día de hoy no sabemos ni cuándo se aprobará esa reforma fiscal que parece ser el maná que nos puede aflojar un poco la soga del cuello ni en qué consistirá. Es volver nuevamente a creer en medidas de las que no tenemos plena constancia. Dejarnos llevar como en un ritual de fe hasta el 2014, fecha en la que nos vuelven a vender una nueva recuperación de la economía.

¿Estamos por tanto ante otra declaración más que no se cumplirá o a esta puede ir la vencida? Al menos la obligación de declarar las cuentas y bienes en el extranjero han permitido en abril ensanchar la base imponible en 87.300 millones de euros. Tengamos esperanza…

Más información – En busca del fraude fiscal

Imagen – Cadena Ser

 

Te puede interesar

Escribe un comentario