¿Cómo aprender de los tópicos en bolsa?

tópicosLos mercados de bolsa están repletos de tópicos o frases más o menos hechas, que pueden servir para llevar a cabo a alguna estrategia en la inversión. En muchos casos son muy clarificadores de lo que es la inversión en renta variable. Aunque tampoco faltan las exageraciones o su poca aplicaciones a través de las operaciones que mandas a los bancos. Se constituye, en definitiva, de una forma muy original de aprender cultura financiera, o más específicamente de naturaleza bursátil.

No obstante, no debe servirte como decisivas para comprar o vender acciones. En detrimento de otras actuaciones mucho más eficaces que se derivan del análisis técnico o fundamental. Es la verdadera estratega por la que deben de regirse todas tus actuaciones en los mercados financieros. Sin que en ningún caso, te garanticen el éxito de las operaciones de bolsa. En donde un poco de suerte siempre vendrá muy bien para culminar los objetivos planteados en las inversiones.

Estos tópicos en la renta variable forma parte de una jerga muy especial que caracteriza a los inversores. En algún que otro caso, seguro que más de una persona se sentirá un tanto extrañado cada vez que las escuchan, sin conocer muchas veces lo que indican estas frases. Será ya el momento que sepas cuales son estos tópicos que pueden marcar las actuaciones de tus operaciones. Esperemos que para bien y no te puedas arrepentir de tus decisiones.

Tópicos: definir los escenarios

Buena parte de estas frases tienen muchos años de antigüedad y hasta puede que tus padres las utilizasen hace ya muchos años. Históricamente se han regido por una gran eficacia. No en vano, son representativas de una realidad o un escenario en el sector de la bolsa. Y lo que tratan es de representar como repercuten en estos mercados. Pueden formar parte de un diccionario que estuviese destinado a cualquier perfil de inversor.

Uno de los tópicos más frecuentes y que están en la boca de los pequeños y medianos inversores. No es otro que ese dicho tan famoso que alude a que “siempre se gana en la bolsa”. No siempre se cumple y últimas con mayor frecuencia. Aunque su verdadero sentido se refiere a las operaciones a largo plazo. En estos escenarios sí que puede aplicarse con mucha eficacia. De todas formas, se trata de una frase que conlleva una gran flexibilidad en cuanto a sentido. No todos los inversores la entienden de la misma manera.

Otras, por el contrario, muestran una realidad aplastante y que te pueden ayudar a rentabilizar tus ahorros con mayor éxito. Se refiere al ya clásico “que el último euros se lo lleve otro”. Una gran realidad de las que ya te habrás dado cuenta en más de una ocasión. Indica que no hay que apurar las posiciones en renta variable cuando estás en situación de plusvalías. Tienes que saber retirarte de los mercados financieros a tiempo.

Precisamente uno de los fallos más comunes entre los ahorradores, en especial los que cuentan con menos experiencia en los mercados. A veces, esta falta de rapidez en las operaciones te puede llevar a que de una situación favorable para tus intereses se convierta en una pesadilla que tengas. Por eso siempre será mejor dejar las acciones son ganancias que no lo contrario. Con seguridad que te habrás alguna vez.

Vinculadas a los dividendos

El reparto de esta retribución a los accionistas incide en una serie de frases sobre el sentido de los dividendos. Es muy habitual escuchar en los tradicionales corrillos bursátiles aquello de que “las acciones suben en los momentos previos al pago de dividendos”. Una realidad muy clara que describe con total precisión el combate que se establece entre compradores y vendedores. Como consecuencia de ello, en los días previos a este pago, casi ningún inversor vende sus acciones. No en vano, esperar cobrar su dividendo.

Se trata de una estrategia de inversión muy especial que puedes comprobarla cada vez que se acerca la fecha de su abono. Verás cómo será francamente difícil que se impongan las ventas en el mercado. A no ser que estén forzadas por un escenario desfavorable para la renta variable. Pero no por factores internos de la propia empresa. Estén latiguillo puedes aplicarlo con total garantía, ya que su fiabilidad es casi total.

Las cotizaciones de las acciones suben en los momentos precios del pago de esta retribución con el accionista. Y de igual forma, cuando se ha abonado a cuenta de los inversores se suele generar el efecto contrario. Con pequeños descensos sus en precios hasta que ajuste la oferta y demanda de sus títulos. Se trata de una estrategia muy original de la que puedes aprovecharte en cualquier momento.

Compras con el rumor…

head-1058432_1280Pero si hay un tópico por excelencia que proporciona excelentes resultados en las operaciones de renta variable es aquel que alude a que  “hay que comprar con el rumor y vender con la noticia”. Esto se explica porque los mercados suelen descontar habitualmente los rumores que pululan por los parqués bursátiles. Por tanto, cuando se confirma la noticia ya son muchos los particulares que entran agresivamente a comprar acciones. En el preciso momento en que las manos fuertes del mercado deshacen sus posiciones.

En la mayoría de los casos, la confirmación de un hecho reseñable significa llegar tarde a los valores. Entre otras razones porque ya han desarrollado el tramo alcista que debían realizar. No quedará más remedio que no abrir  posiciones es esperar a ser más rápido en la próxima ocasión. Porque en efecto, se trata en definitiva de adelantarte a los acontecimientos. Y ese es una misión muy difícil de cumplir, a no ser que dispongas de información privilegiada, que está penalizada por la normativa para proteger la inversión.

Te conviene saber que en esta fase del proceso puede haber un diferencial en su cotización de hasta más del 10%, incluso más en los movimientos más agresivos. Con que recojas una minina parte de estas ganancias será suficiente como para rentabilizar con éxitos tus operaciones en renta variable. Esta clase de movimientos tan bruscos se producen con cierta regularidad entre los valores de baja capitalización y que mueven muy pocos títulos en los mercados financieros.

Es necesario mucho dinero

dineroOtras frases más o menos tópicas tienen vinculación con los ahorros de los pequeños y medianos inversores. En concreto sobre cuál es la aportación que debe realizarse en  las órdenes de compra. Con seguridad habrás escuchado en más de una ocasión esa frase que dice que “hay que tener mucho dinero para invertir en bolsa”. Pues bien, si tal aseveración es cierta en la medida que cuantas mayores sean las aportaciones mejor será el rendimiento de la inversión. No puedes olvidar que puedes operar en la renta variable desde cantidades muy asequibles para todas las economías domésticas.

Por el contrario, desde cantidades muy pequeños los beneficios serán prácticamente inapreciables. Hasta el punto que puede llegar a ser amortizados por las tarifas de las comisiones y otros gastos en su gestión. En cierta forma, es un tópico que refleja una realidad, tal y como podrás haber comprobado en cada una de las operaciones realizadas en la renta variable. Pero que a diferencia de otros productos financieros, no exigen un importe mínimo. Puedes realizarlo desde un solo euro, aunque no sea una operación muy lógica desde todos los puntos de vista.

En base a la contratación

plazosOtra parte de la jerga de la bolsa se basa principalmente en los meses en donde debes formalizar las operaciones de compra y venta de acciones. Con respecto a esta tendencia, es muy frecuente escuchar entre los bolsistas más avezados que “para abril hay que dejar los mercados”. El sentido de esta frase reside en la creencia que el segundo y tercer trimestre de cada año no son positivos para las bolsas. Y que por tanto hay que deshacer las posiciones, antes que llevarse más de un disgusto.

Se trata de un movimiento que se da muchas veces, en casi todos los ejercicios. Pero no en todos. Siempre los primeros meses del año son alcistas, en mayor o menor medida. Para a partir del mes de abril producirse serias correcciones en los precios de los valores que se perpetúan hasta bien adentrado el año. No obstante, y por diversas cusas, ocurre lo contrario.

Puedes hacer caso a esta frase tan poco delimitada, pero con cierta precaución. Porque puedes llegar a perder verdaderas oportunidades de negocio en los mercados financieros. Además, no afecta a todos los valores bursátiles. Los que cotizan en los mercados secundarios no se ven afectados por la evolución de la bolsa en general. Es una máxima que es aplicada por los inversores de mayor edad, ya que han vivido este escenario muchas veces durante su vida.

De cualquier forma, y para terminar, a través de esta jerga tan especial tendrás la oportunidad de conocer un poco más a la bolsa. Al menos desde otro punto de vista, en este caso muy original y hasta didáctico. Te será muy divertido cuántos de estos dichos se van cumpliendo a partir de los próximos meses. Será la medida más eficaz para constatar la fiabilidad de este sistema para invertir los ahorros.

Como en botica, en unos casos se errará y en otros acertará. En cualquier caso, no te quedará más remedio que ser muy prudente en su aplicación. Porque como dice otros de los tópicos en bolsa, “eres tu quien te juegas el dinero”. En este caso en especial, una realidad completamente incontestable y que debes hacer caso en su totalidad.

Te puede interesar

Categorías

Bolsa

Jose recio

Soy un apasionado de la información, y especialmente de la economía y trasladar mis informaciones a la gente para que puedan gestionar mejor su... Ver perfil ›

Escribe un comentario