Análisis económico, hacia el “borrón y cuenta nueva”

Tanta reputación, tanta exaltación de los perfiles públicos como baluartes del nuevo SEO social… tanto Google + que, en ocasiones se nos olvida no sólo cuanto de deteriorada está la economía y cuanto de aterradoras son las proyecciones de su evolución a la vuelta de éste caluroso verano.

Si, así de paradójica e innovadora es la situación actual, mientras los mercados europeos no tienen más remedio que apostar por las nuevas medidas de austeridad impuestas en el gobierno heleno, la polémica entre Alemania y el Banco Central Europeo sigue su curso…

No es un tema menor si tenemos en cuenta que la situación actual augura de una forma cada vez más realista el “borrón y cuenta nueva” como única alternativa para terminar con esta debacle.

Pero además, la situación empeora cuando la falta de consenso campa por sus respetos en economías muy damnificada, la agencia de calificación del riesgo Moody´s sigue con su campaña “salvémonos de la basura” y tras Portugal le llegó el turno a Irlanda… una calificación que ambos países comparten con Grecia y que se consolida como la antesala de la suspensión de pagos.

¿Pero qué sucedería si se entrara en suspensión de pagos? Para empezar, la financiación del Banco Central Europeo se cortaría, lo que supondría una realidad que aún nos somos capaces de dimensionar y un reajuste por otra parte interesante, habida cuenta de los excedentes que aún constituyen un obstáculo para la recuperación.

Por lo que a la espera de las decisiones adoptadas por Bruselas, los mercados han logado relajar un poco sus tendencias esquizoides y contemplan caídas moderadas, de igual forma la divisa comunitaria recupera su estabilidad y vuelve a la barrera psicológica de los 1,40 dólares por euro.

Esta dato más o dato menos… puede ser la radiografía de los mercados hasta el próximo mes de septiembre u octubre, donde la magnitud de la crisis de deuda alcance su punto álgido, obligando a los organismos supervisores a adoptar decisiones históricas… y es que no se trata de ser catastrofista, sino de analizar el escenario actual; estamos ante economía sobre endeudadas, sin capacidad para generar recursos a la misma velocidad que se suceden los intereses por las deudas y enfrentadas a una crisis social, de credibilidad y confianza, que ciertamente… no es un tema menor.

Te puede interesar

Escribe un comentario