¿Sabes realmente lo que es una ampliación de capital?

¿Que es una ampliación de capital?Si deseas mantener una relación realmente fluida con los mercados de renta variable, no tendrás más remedio que saber en qué consiste una ampliación de capital. Se trata de un recurso económico al que recurren con bastante frecuencia las empresas que cotizan en los principales índices bursátiles de nuestro país. Y que conlleva ciertas repercusiones sobre los valores afectados. Incluso tendrás la potestad de acudir o no a ellas en función de tus intereses dentro del sector de la bolsa.

Más en profundidad, una ampliación de capital es una operación financiera que consiste en el incremento de los recursos propios de una sociedad con el objetivo de poder financiar nuevas inversiones o mejorar su situación financiera. Esta clase de operaciones económicas no siempre son iguales, por supuesto que no, y pueden afectarte de muchas maneras, hasta el punto que pueden salirte completamente gratuitas, que es donde son más favorables para tus intereses personales. Como seguramente podrás comprobar si sigues esta información.

Clases de ampliación de capital

clases en la ampliación de capitalSon  muchas las clases de ampliación de capital a las que puedes acudir si tienes abiertas posiciones en algunos de los valores bursátiles objeto de estos movimientos en su capital. Y que seguramente puedan presentarse en más de una ocasión a través de tu vida como pequeño y mediano inversor. Unas serán más beneficiosas que otras, pero en cualquier caso será tu mismo quien tengas que tomar la decisión.

Ampliación liberada: consiste cuando se incrementa el valor nominal de las acciones ya existentes: Puede ser con cargo a beneficios no distribuidos de la empresa, y en cuyo caso, no tendrás que aportar dinero en la operación ya que recibirás las nuevas acciones liberadas, es decir totalmente gratuitas.

Se trata del escenario más favorable para tus intereses, aunque no siempre se da en todos los casos. Te puede ayudar a crecer tus posiciones en el valor, con  más acciones. Y como consecuencia de esta situación, tendrás mayores posibilidades para rentabilizar tus operaciones cuando vendas las acciones, tanto las antiguas como las nuevas.

A la par: es cuando se realizan sobre el valor nominal de las acciones nuevas. En este escenario, si deseas acudir a la ampliación no tendrás más remedio que pagar una cantidad adicional por las nuevas acciones. Este movimiento se denomina prima de emisión, y no siempre es muy satisfactorio para tus intereses. Y en cualquier caso, supondrá otro desembolso que deberás afrontar con el objetivo de rentabilizarlo en los próximos meses, o incluso años.

Se producto un efecto que puede despistar a muchos inversores. No es otro que el aumento en el número de acciones en circulación, lo que provoca que disminuya el valor contable de cada acción. Esto en la práctica tiene una repercusión directa sobre el precio de las acciones. No en vano, al haber más títulos que antes, el valor de cada acción vale menos. Se produce la dilución en las acciones, algo que seguramente hayas escuchado en el argot de la renta variable en más de una ocasión.

¿Cómo queda tu situación?

Cada vez que se produce la ampliación de capital en las empresas cotizadas en bolsa, los accionistas tendrán derecho preferente para suscribir las nuevas acciones con respecto a los inversores que no tengan tomadas posiciones en la renta variable. No lo olvides, ya que es una de las características de estos movimientos, y que pueden ayudarte a incrementar las posiciones en el valor afectado. Hasta el punto que tu inversión sea más potente que al principio.

No obstante, los derechos para suscribir las nuevas acciones serán opcionales. No tienes porqué acudir a la ampliación de capital, y solamente si te interesan sus condiciones deberás aceptar la operación. Es muy conveniente que tires de calculadora para comprobar el efecto real de su aceptación en tus cuentas personales, y hasta si et supondrá más beneficios para el futuro.

Puedes aprovecharte de esta operación financiera para adquirir tantas acciones nuevas como te sea permitido y al precio emitido por la empresa previamente o no ejercer su derecho y venderlo en el mercado. En el primero de los casos, verás reforzada tu posición como accionista en la empresa, bien gratuitamente o por el abono de un precio. Si por el contrario, no quieres acudir a la ampliación, no te quedará más remedio que vender los derechos en los mercados. Incluso puedas obtener una pequeña cantidad por la operación de venta realizada.

Efectos de la ampliación en el valor

Efectos de la ampliación de capitalCuando se realizan movimientos financieros es porque la empresa trata de captar más recursos monetarios para apuntalar su línea de negocio. Habitualmente como consecuencia de algún que otro problema en sus cuentas empresariales. Es por ello, por lo que cada vez que se produce una ampliación de capital es muy mal recibida por los mercados. Sus acciones suelen bajar, incluso de forma virulenta, hasta generar importantes pérdidas en el valor de sus acciones.

Identifican las ampliaciones con problemas de financiación en la empresa, y que a través de ellas pueden conseguir los recursos necesarios para salir adelante. No solamente se producen en empresas de baja capitalización, sino que los líderes del índice selectivo español también lo llevan a cabo. Basta comprobar como durante los últimos años, empresas como Banco Santander o Telefónica han puesto en marcha alguna ampliación de capital, aunque de diversa naturaleza. Y en ambos casos, perdiendo valor, aunque sea momentáneamente.

Solo en caso de que los inversores crean que la empresa saldrá muy fortalecida y beneficiada de la ampliación, podría subir el precio de la acción. A pesar que puede pensarse lo contrario, no es un movimiento realmente deseado por los pequeños inversores. Y tan solo si estás fuera del valor podrás ser rentable. ¿Cómo? Pues muy sencillo, entrando en sus posiciones a través de los derechos, en vez de comprar acciones directamente desde los parqués bursátiles.

Durante todos los años tendrás muchas operaciones de estas características, tanto de grandes valores como de los procedentes de índices de menor importancia. Serás tú mismo quienes debas tomar una decisión para acudir a ellas, tanto como accionistas que eres, o para ir tomando posiciones en el valor. La oferta que se presenta es muy importante,  y de diversa naturaleza. Porque no todas las ampliaciones serán iguales, ya que cada una de ellas se rijen por unas peculiaridades muy bien definidas.

Claves para saber si acudes a la ampliación

Cada que se presente alguna de estas operaciones en los mercados de renta variable deberás estudiar la oferta que te ofrecen. Y dilucidar si estás en condiciones para aceptar la propuesta de inversión. Para ayudarte a elaborar una estrategia certera y adecuada te ofrecemos una serie de consejos que podrán ser de gran utilidad para tus intereses como pequeño inversor. Y como consecuencia de ellos, optes por la decisión más apropiada.

  • Gran parte de las ampliaciones de capital no son ninguna oportunidad de negocio tal y como pudiese pensar. Las empresas tratan de captar recursos económicos para impulsar su negocio, y acuden a los accionistas. No las suscribas porque sí, y si es necesario busca el consejo de algún experto en los mercados financieros que trate de ayudarte en la toma de decisiones.
  • La mejor forma para defender tus intereses es cuando las ampliaciones son gratuitas, y no tienes que afrontar ningún desembolso económico. En estos si te puede interesar suscribir la ampliación. Otro tema bien diferente es cómo evolucionará el precio de las acciones en los mercados de renta variable.
  • Dispondrás de un período bastante amplio para tomar la decisión final. Estos días te servirán para estudiar, analizar y dictaminar la oferta. No tienes que dar tu opinión el primer día, sino que dispones de un período de reflexión que puede alcanzar casi los 30 días. No es prudencial que tomes la decisión de forma prematura, ni mucho menos sin reflexión.
  • Si tu intención es deshacer las posiciones en un valor que anuncia la ampliación de capital, no será una buena decisión por tu parte que cambies de opinión por este hecho reseñable. Deberás mantener el mismo escenario, y sencillamente rehusar la propuesta, a no ser que las condiciones de suscripción sean especialmente favorables para tus necesidades.
  • La rentabilidad que puedas sacar de estas operaciones no será, en el mejor de los casos, muy espectaculares, y tan solo te proporcionarán los recursos necesarios para darte un pequeño capricho durante el año, nada más. Aunque quizás tengan que pasar algunos meses para formalizar este movimiento.
  • Antes de acudir o no a la ampliación de capital será necesario que tengas en cuenta de que empresa procede esta propuesta de inversión. Será una pista más que tengas para evaluar tu actuación en los próximos días. Como venimos repitiendo, no todas son iguales, ni mucho menos.

Conclusión final

ampliaciónSi bien se trate de un movimiento que crea expectación entre los pequeños inversores, es preferible que busques otras opciones más diáfanas para entrar en los mercados de renta variable. O al menos para reforzar tus posiciones en un valor en concreto. Además, en buena parte de los casos, las ampliaciones de capital se desarrollan bajo condiciones muy complicadas, y ni tú mismo entiendes. Necesitando del consejo de otras personas, que sí están al tanto de estos movimientos corporativos.

Mucho tendrás también que ver si la ampliación se genera en un valor con tendencia alcista o bajista, porque probablemente sea el camino que tome cuando acabe el periodo de suscripción. Y puedas rentabilizarlo, o no, según en cada caso.  No en vano, cada una de ellas será diferente, y no hay que ser muy rotundo en el diagnóstico sobre la necesidad que tienes o no de acudir.

Te puede interesar

Categorías

Bolsa

Jose recio

Soy un apasionado de la información, y especialmente de la economía y trasladar mis informaciones a la gente para que puedan gestionar mejor su... Ver perfil ›

Escribe un comentario