América Latina se acerca al Fondo

strauss-kahn-okis

Luego de casi una década en la que el papel del FMI como prestamista fue muy cuestionado, poco a poco la región vuelve a sentarse a la mesa para negociar con la entidad, como se dio en los años 80 y 90.

El último en suscribir a una línea de crédito fue Guatemala, que recibirá 935 millones de dólares de un préstamo “stand-by” a 18 meses.

Al igual que ocurrió con Costa Rica, El Salvador, México y Colombia, Guatemala no tiene “necesidad inmediata en su balanza de pagos y este programa es parte de una estrategia preventiva integral para reforzar el colchón de liquidez del país”, según explicaron desde el FMI.

Para explicar en números cómo era la relación entre las partes, hay que mencionar que en 2005 el 80% de los préstamos del organismo multilateral de crédito estaban destinados a América Latina y tan sólo tres años después, representaban apenas 1%.

El cambio de tono de América Latina respecto al FMI, y viceversa, está directamente relacionado con la creciente importancia del G20, donde están representados Brasil, México y Argentina, que analiza la posibilidad de pedir un crédito al Fondo.

Te puede interesar

Escribe un comentario