AIG: una empresa que merece cadena perpetua

aig

¿Por qué cuando un delincuente roba dinero a una persona debe ir preso?¿Por qué cuando una se produce una estafa hay culpables?¿Por qué cuando una persona agrede a otra debe cumplir con una pena? Sencillo: algo mal debieron de hacer y, por ley, deben cumplir con un castigo.

Pues bien, el caso de la empresa AIG es uno de esos en que una de las firmas más importantes de todo el mundo comete todos los actos ilícitos posibles para que sufra el peor de los castigos. Primero, porque fue una de las primeras culpables en desestabilizar un sector financiero tan importante como es lo son las aseguradoras de riesgo. Segundo, porque gran parte de la banca norteamericana está estrechamente ligada a la empresa y, tercero, porque encima de todo esto, exigió un rescate financiero que el Gobierno de Barack Obama finalmente otorgó.

Luego de eso, y a pesar de todo, el dinero utilizado para un supuesto rescate de AIG en realidad no se utilizó para ello, sino para pagar millonarias bonificaciones a sus ejecutivos, también responsables de la crisis financiera.

El propio presidente de los Estados Unidos se refirió al hecho: “Es escandaloso lo que hizo AIG, es la cultura de la codicia desmedida que por culpa de ellos puso a todos en un estado vulnerable. Ahora tenemos que limpiar este desastre.

Ahora bien, ¿por qué existen tantas diferencias entre una empresa y un ser humano? Si una persona comete un delito, deberá ir a la cárcel. Si AIG tomó tal decisión con el dinero de todos, también debe cumplir un castigo. Sus ejecutivos, presos, y sus empleados, reubicados en algún sector. Y si la empresa debe continuar en pie, con nuevos ejecutivos serios y responsables.

Los empresarios también deben sufrir sus respectivos castigos.

Te puede interesar

Escribe un comentario