Ahorra a la hora de ir al gimnasio

gym-okey

Que es saludable, no lo podemos dudar. Sin embargo, ir al gimnasio si no eres un fanático de hacer ejercicio puede traerte excesivos gastos.

Vayamos de a poco. La primera recomendación que te damos es anotarte en uno que quede cerca de tu casa y que, si te toca concurrir después de la jornada laboral, te fijes que no haya superpoblación que te haga sacar número para utilizar un aparato.

Si no eres un fanático del ejercicio, no te conviene ir a un gimnasio que quede lejos porque te desanimará coger el coche más allá que también hay que pensar en el gasto de gasolina.

También es clave pedir un día de prueba, gratis, ya que muchos gimnasio tienen esta opción como forma de captar clientes. Ahí deberemos analizar en qué estado se encuentran las instalaciones y ver en qué momento tenemos menos superpoblación de gente.

Si efectivamente estás decidido a ir todo el año, te convendría abonar la cuota anual de golpe. Todos los gimnasios, cuando abonas los 12 meses, tienen promociones que nos benefician con un descuento que va desde el 10 al 20%.

Te puede interesar

Escribe un comentario