¿Se aproxima o no una nueva crisis?

En los meses previos de 2008 al inicio de la gran explosión del sector inmobiliario en los Estados Unidos, pocos –muy pocos- podrían anticipar que lo próximo a venir sería uno de los escenarios más duros para la principal potencia mundial. Hoy, hasta el momento no se ha podido recuperar.

Meses después, Europa comenzó a recibir las principales señales de que allí, la crisis, comenzará un extenso proceso donde miembros como Italia, Portugal, Irlanda, España o Grecia deberían y deberán reconocer que sus economías, se encuentran al borde del colapso.

Pues entonces, con una economía muy debilitada en Estados Unidos y una Europa que amenaza con colapsar, nadie se atreve a asegurar que una nueva crisis global pronto comenzaría a concretarse.

Hay otros datos más alarmantes:

El próximo 2 de agosto es la fecha límite para que Estados Unidos o eleve el nivel de endeudamiento o se declare en cesación de pagos, lo que provocaría un efecto sin precedentes.

El crecimiento de China amenaza con una burbuja que, de estallar, repercutiría en todos los continentes.

Sudamérica, por el momento, crece, pero estiman que en 1 o 2 años la actividad no será la misma.

Te puede interesar

Escribe un comentario