¿El peor pronóstico de los últimos 50 años?

 

 

La crisis financiera mundial hace estragos en todas las economías más consolidadas así como en las emergentes. Los países en vías de desarrollo quizá deban tomar nuevas medidas paliativas, aunque si accionar ya está arraigado a los vaivenes económicos.

Las potencias y las naciones desarrolladas, como la española, deberán afrontar un año muy complicado pese a las señales de alarma que dan índices de los últimos meses.

Concretamente, España sufre la peor destrucción de las fuentes de empleo de los últimos años.  La cifras marcan records históricos en cuando a la baja en los puestos de trabajo, y de a poco se van a acumulando los españoles sin empleo. De hecho, la recesión parece comenzar y prolongarse por mucho tiempo, con un PBI negativo que podría extenderse hasta 2010.

 

Cuando se da una crisis económica, en el país que sea, los índices principales se rigen por el crecimiento de la economía. Pues bien, cuando una economía viene en etapa de crecimiento todo es positivo, pero cuando asoman señales de alarma, la economía se reduce, el crecimiento se retractar, se paraliza, hasta que directamente se estanca y se produce el efecto negativo: pérdidas.

Durante 2008 se han eliminado más de 800 mil puestos de empleo, cifras que no tienen precedentes en España. Sólo con este indicador, es motivo principal para que se apliquen medidas urgentes para reactivar el consumo, moderar el aumento de precios e incentivar a las empresas a la creación de nuevas fuentes de trabajo.

Te puede interesar

Escribe un comentario