¿Cambia el escenario global monetario?

Desde tiempos muy pasados, Gran Bretaña se posicionaba como uno de los líderes del mundo en los inicios del 1900, momentos en que su economía le permitía negociar acuerdos e ingresar a varios países del mundo. Con el paso de los años, Estados Unidos creció, superó y ya desde la Guerra Fría que es el único dominador del mundo, en un poder que se considera unipolar.

La última crisis financiera originada en el sector de las hipotecas de los Estados Unidos marcó una de las etapas más agudas –en términos financieros- desde la década de 1930 en que se produjo la caída de Wall Street. Eso provocó que Estados Unidos pierda poder y desde naciones como Brasil, Rusia, India y China presionen por una nueva moneda de referencia global.

Ahora, Francia se suma a China como otra de las potencias que, de a poco, comienzan a reflexionar sobre un nuevo ordenamiento a escala global. La idea del presidente francés Nicolas Sarkozy no es casual, sino que se sucede dentro de un período de retracción financiera y geopolítica del país de Barack Obama.

Sólo en los próximos tiempos se podrá analizar si el poder emergente de estas naciones logran ocupar los principales espacios de poder.

Te puede interesar

Escribe un comentario